TESTIMONIOS

"Estas Navidades he podido degustar por primera vez los afamadisimos mantecados de Felipe II.

Estos mismos pude y quise adquirirlos directamente en una tienda de la ciudad donde se elaboran: Vitoria.

El mantecado, se presenta envuelto, en un papel algo opaco, con la imagen de Felipe II en color rojo. Cuando se procede a desenvolver el mantecado, un agradable aroma dulce con toque almendrado se desprende impregnando la pituitaria. También se desliza un pequeño papelillo circular, el cual indica el numero de mantecado, puesto que se realizan a mano, de manera artesanal.

Una vez así, queda al descubierto la capa externa del mantecado, un precioso y atrayente color moreno, debido a un lento y concienzudo horneado, para conferirle el tueste perfecto. En este momento, las glándulas salivares, comienzan a funcionar de manera loca y voraz. Con el primer mordisco, el bronceado, deja paso a un interior blanco hueso angelical.

La palatabilidad del mantecado es descomunal y casi indescriptible. La masa de almendra y harina, inunda toda la cavidad bucal, pegándose delicadamente sobre nuestro paladar, como pidiendo no ser ingerido, haciendo que nuestra lengua, quiera despegarlo, para seguir jugando un rato más, y continuar así embriagándonos con sus texturas y aromas.

Después, de haber probado dichos mantecados, se entiende, el porque este mismo, ha sido galardonado y ha conseguido tantos premios. Se siente, como el maestro artesano, con su saber hacer, que da la experiencia, quiere transmitir, un trocito de Navidad."

Fuente: Blog sirgastronomico.com, 2015

"... Queda todavía una última forma de la evolución de la inmortalidad. La podríamos llamar la apoteosis de confitería. Sí:...mantecados de FELIPE II..."

José María Peman, escritor españolJosé María Peman 1897-1981

José María Permán, 1944

Después de siglos, los Mantecados FELIPE II siguen siendo los más distinguidos y deseados. Su tradicional elaboración artesanal, fielmente guardada generación tras generación, les han hecho merecedores de la más alta recompensa honorífica, convirtiéndoles en un privilegio y en una leyenda.

Blancanieves Tejedor

Blancanieves Tejedor